e-Commerce. Montar un negocio on-line

1.1. ¿Qué es el comercio electrónico?

El comercio electrónico o e-commerce supone el desarrollo de una nueva forma de comercio vinculada a una tecnología, la red Internet. Internet tiene una gran utilidad para la empresa, sirve para identificar proveedores, seleccionar productos y servicios y, también, para comprar y vender, y por tanto, para realizar, transacciones económicas de distinta naturaleza. Básicamente el comercio electrónico se divide en dos grandes categorías que representan más del 75% del comercio en la Red, aunque existen otras categorías

• Comercio entre empresa-cliente (B2C): Comprende las transacciones entre una empresa y un consumidor.
• Comercio entre empresa-empresa (B2B): Cuando las transacciones se realizan entre dos o más empresas.

Para los fabricantes, el comercio electrónico supone intensificar su poder de venta mediante un nuevo canal de distribución, eliminar intermediarios y, por lo tanto, poder ofrecer mejores precios, mejorar la tramitación de muchos pedidos, desarrollar una estrategia de marketing propia, etc.
Para los distribuidores, supone la posibilidad de llegar a nuevos clientes, ampliar los servicios a los ya existentes, afianzar su papel en la cadena de suministro y posibilitar el desarrollo de nuevas oportunidades de negocio.
Para los usuarios y consumidores, el comercio a través de la Red aumenta sus opciones en la elección de bienes y servicios.

El impacto que el comercio electrónico tiene en la empresa dependerá de muchos factores. El tipo de  producto o los servicios que comercializa, el funcionamiento de su organización empresarial, su nivel de competitividad, las estrategias de marketing que desarrolle, etc.


¿Qué hace que una web de comercio electrónico tenga éxito
?


Los expertos coinciden en la necesidad de desarrollar sitios web orientados a los clientes, con contenidos de calidad, información que se actualice periódicamente, diseño profesional que haga la compra agradable y fácil, un excelente conocimiento de su público objetivo y desarrollar estrategias de marketing efectivas para conseguir más notoriedad en la Red.
En cuanto a los fracasos, se atribuyen, casi siempre, a la falta de servicios y orientación de la web al cliente y de dedicación por parte de la empresa a su propio negocio electrónico. Muchas empresas desarrollan su tienda virtual solamente porque “tienen que estar en Internet”, sin ningún compromiso serio añadido.

Crear un sitio web es sólo el principio. Para tener éxito, tendrá que trabajar constantemente en el sitio, dedicarle tiempo, trabajar en marketing,  comercialización, actualizarlo continuamente, ofrecer buenos productos y servicios y un precio ajustado y atender a las necesidades de los clientes, ofreciéndoles una experiencia de compras un poco mejor cada día. Su éxito o fracaso estará íntimamente ligado al tiempo que le dedique a esta nueva línea de negocio, a las ideas que ponga en marcha y, también, por qué no, a los recursos que progresivamente destine para ir desarrollándola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario